Skip to content

Ayuda! mi hijo no quiere comer

12 junio, 2011

Desde mi experiencia, los problemas para comer, son uno de los desordenes más frecuentes en el ámbito de consultas psicológicas en niños menores de 5 años, esto junto con problemas para dormir.

Haciendo un trabajo de mentalización me puse a pensar en que sienten los niños cuando no quieren comer. La verdad es que la respuesta no estaba en mi hogar, ya que mi hija y marido no tienen este tipo de problemas, pero si podía comenzar a recordar lo que a mí me pasaba, ya que fui esa típica niña que no quería comer y que terminaba dándole la comida a su padre. Después de mucho recordar mi etapa como “niña mañosa que no quiere comer”, llegué a las siguientes conclusiones

  • La comida se me hacía demasiado larga en términos temporales, hecho que me aburría y provocaba sueño, en gran parte porque yo comía muy lento.
  • El plato donde me daban la comida era muy grande en relación a la comida, así mismo las porciones que me daban eran inmensas en proporción a lo que yo necesitaba comer. Es así como nunca sufrí problemas nutricionales a pesar de lo “poco” que comía.
  • La distribución de los alimentos era poco novedosa y siempre se terminaba mezclando todo (lo que me gustaba con lo que no) por lo que finalmente no comía nada. Por ejemplo, nunca me hicieron caras en la comida, cerritos, figuras, etc., lo que hubiese hecho más lúdico el comer.
  • Me daban jugos azucarados o de fruta en vez de agua, lo que claramente disminuía mi apetito.
  • Me obligaban a comer todo de una vez, lo que parecía una meta inalcanzable. Hubiese sido mejor haber ido por tramos, dividiendo el plato en 4 y teniendo metas de acuerdo a los avances de esto, ya que me frustraba antes de partir con la comida.

Esto me hizo reflexionar en lo importante es que los padres se pongan en el lugar de los hijos frente a hechos cotidianos como el comer, ya que muchas veces las respuestas y soluciones novedosas se encuentran en la misma experiencia de ellos como niños o personas cercanas. Realizar un trabajo de mentalización no es tarea difícil, se logra al realizar un trabajo empático con nuestros hijos para entender que yo haría en su lugar. Los invito a realizarlo con sus niños, así ésta tarea se hace más fácil y en vez de emprender una guerra con ellos para que coman, se trabaja en conjunto llegando a acuerdos y limites claros.

Unos datos importante a considerar es que según la “Guía de alimentación del niño menor de 2 años y Guía de alimentación hasta la adolescencia” del Ministerio de Salud, plantea que hay 4 puntos centrales en relación a la alimentación del niño pequeño, educación que marcará la pauta para los años posteriores, estos son: la lactancia materna, la educación al destete, la prevención de mitos en ámbito alimenticio y la creación de hábitos. Es por esta razón, que como factor preventivo se deben tomar en cuenta la importancia de la educación en la alimentación desde la introducción de los sólidos en niños a partir de los 6 meses aproximadamente, para evitar precozmente la entrada de malos hábitos alimenticios en el niño, los cuales se perpetuán hasta la adultez. Ejemplos muy comunes en este ámbito son utilizar alimentos como entretención, distracción o premio, siendo un error muy común en los padres el celebrar cuando el niño se come toda la comida y castigar cuando no lo hacen, por lo que van asociando la comida con recompensas condicionando a nuestros hijos de acuerdo a los estímulos que proporciona el alimento.

Es por esto que se recomienda enseñar hábitos alimenticios desde la primera infancia lo que contribuirá a fomentar una vida saludable para el niño y su familia. Entre estos puntos a considerar son no agregar azúcar, sal, jugos azucarados, bebidas, tener una rutina y un lugar específico donde comer sea sin grandes distracciones, por ejemplo evitando que sea con el televisor encendido.

[Foto utilizada bajo Creative Commons de iandeth/Flickr]

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Martita permalink
    25 septiembre, 2013 22:48

    Apego seguro, soy estudiante de Nutrición de ultimo año y encuentro que tus tips son muy acertados y útiles, incluso los ocupare para algunas intervenciones que haré a niños con malnutrición por exceso, ellos tienden a comer algunos alimentos y rechazar otros mas saludables como verduras. Buenísimo dato cambiar el foco de atención al color de la cuchara, vaso o plato. Ademas, es muy común ver a niños con obesidad comiendo porciones de alimentos muy aumentadas para sus requerimientos y lo que es peor obligarlos a terminar el plato. Seguiré atenta a tu Blog. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: