Skip to content

La Maternidad: dulce espera y postergación

4 abril, 2011

Durante la Maternidad la mayoría de la mujeres experimenta una serie de sentimientos contradictorios con respecto a su función como mujer, es decir, se cuestionan cual será su rol además del de ser madres. Es por ello que la mayoría en el periodo pre y postnatal (más fuertemente el postnatal) experimenta una sensación de postergación como profesional, mujer, pareja, etc.  Esta sensación se acentúa en los primeros meses de vida del niño, donde la mujer debe cumplir en la mayor parte del tiempo su función maternal, dejando de lado, por una cuestión de la demanda del recién nacido y/o el estado propio del embarazo, sus propias necesidades físicas y personales.

Es así como muchas mujeres durante su embarazo y en el post parto tienen esta ambivalencia, “hijo te amo, eres todo para mí” pero sin embargo “yo no puedo hacer lo que hacía antes por culpa tuya”, pensamientos que traen consigo sentimientos de culpabilidad debido a que lo “lógico” es que la mujer sólo tenga sentimientos de amor hacia su hijo. Lo que llama la atención es que, la mayoría de las veces, estos sentimientos se van pasando con el paso del tiempo sin necesidad de alguna intervención psicológica, psiquiátrica o farmacológica. Sin embargo, cuando la mujer lo está experimentando no es capaz de visualizar una salida, por lo que cree que ya no hay vuelta atrás y que el resto de su vida será de una constante lucha entre su amor y su culpa con su hijo.. Es importante saber que esta sensación es completamente normal, y mientras el niño va adquiriendo independencia este sentimiento comienza a desaparecer en la madre paulatinamente y  comienza a recuperar su espacio en el mundo como mujer, profesional, esposa, hija, amiga, etc.

El tema parece bastante simple, pero cuando la mujer está embarazada o ya es madre, y peor aún si es primeriza, esos primeros meses de vida de su hijo se le hacen agotadores, siendo más complejo cuando su hijo fue producto de un embarazo no planificado: cree que no hay vuelta atrás, qué perdió “su vida” para siempre. En mi experiencia como psicóloga clínica considero que la mujeres lo que necesitan saber, es que va a llegar un momento en donde la demanda va a dejar de ser 24 x 7 y van a volver a tener el control de sus vidas.

Considero fundamental que aquellas que experimentan estos sentimientos los comuniquen a su red más cercana (pareja, amigos, familia), ya que es importante que se sienta apoyada y contenida, y que entienda que es normal y parte del proceso del embarazo y maternidad. Debe evitar entrar en una lucha contra esos sentimientos ambivalentes, ya que esa lucha la mayoría de las veces terminará con un alejamiento de su grupo de amigos y/o con peleas con la pareja, principalmente porque el hombre no necesariamente cambia su rutina por la llegada del recién nacido. Es por esta razón que se aconseja conversar con otras mujeres que han sido madres hace poco, para preguntar cuáles fueron sus técnicas para sobrellevar ese periodo, y cuando la mujer se sienta muy sobrepasada que pida ayuda a especialistas en el tema para que la ayuden a poder enfrentar este periodo, evitar angustias y frustraciones innecesarias.

[Foto utilizada bajo Creative Commons de Pink Sherbet Photography/Flickr]

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: