Skip to content

Disforia post parto: qué es y cómo afecta a la madre

7 marzo, 2011

Durante el periodo post parto, existen una serie de sentimientos que experimenta la madre en el denominado periodo puerperal. Esto ocurre debido a un proceso químico hormonal producido por un brusco descenso de progesterona y estrógeno, y el aumento sostenido de oxitocina y prolactina, hormonas responsables de las contracciones para el trabajo de parto y la lactancia materna. Estos cambios hormonales producen en la puérpera (mujer que acaba de dar a Luz) un estado de vulnerabilidad emocional días posterior al parto. La sintomatología que acompaña a este estado es de cansancio excesivo, labilidad afectiva (llanto fácil), desgano, ansiedad, irritabilidad y una pronunciada ambivalencia de la mujer hacia el hijo y hacia ella misma como madre, que giran básicamente en el cuestionamiento de si es capaz de cumplir con todas las necesidades del niño en amor, protección, cuidado, alimentación, etc.

Estos sentimientos son considerados completamente normales debido a los bruscos cambios hormonales y psicológicos dado lo que significa traer una nueva vida al mundo. Estos sentimientos pasan al cabo de un par de días o semanas, sin necesidad de medicamentos ni tratamiento psicoterapéutico, período donde la madre se va acoplando paulatinamente a su nuevo rol con el recién nacido en una etapa de enamoramiento mutuo madre-hijo fundamental para las bases del apego seguro.

Estas oscilaciones en el estado del ánimo consideradas normales para las madres, afectan entre un 50% y 75% de las madres, destacando que su intensidad son de corta y baja duración. Sin embargo, muchas mujeres suelen confundir estos síntomas con una depresión post parto, debido a la falta de información de este estado de disforia en relación al otro cuadro clínico.

Es por esta razón que resulta fundamental conocer las diferencias entre el estado de disforia post parto propio de este período, con un cuadro clínico de depresión post parto propiamente tal, en donde esta última es una enfermedad psicológica que requiere tratamiento y, en algunos casos, medicación. Una manera de diferenciar estos 2 estados, es que la depresión post parto aparece en un transcurso de tiempo posterior a los 2 meses del alumbramiento, donde la sintomatología es de mayor intensidad y sostenida en el tiempo, la que resulta notablemente invalidante para la madre, perturbando el establecimiento de un vínculo madre e hijo.

La disforia post parto debe ser entendida como un proceso normal donde la mente y el cuerpo de la mujer comienzan un periodo de adaptación después de haber albergado a un ser humano por un largo tiempo. Se recomienda tomar con calma este periodo, evitando el estrés para que la disforia post parto vaya bajando paulatinamente en intensidad y tome su curso normal. Es por esto que la madre necesita pedir ayuda a su pareja, familia, amigos o red más cercana, para que la puedan contener y sostener en este periodo de vulnerabilidad y cansancio físico, producto de la alta demanda del recién nacido en su primeros meses para con la madre, y de esta forma evitar que se transforme o desencadene en una depresión post parto con consecuencias desfavorables para la vida familiar.

[Foto utilizada bajo Licencia stock.xchng de nanita]

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: